9 ene. 2017

Prioridades


Pareciera que cada comienzo de año repetimos la misma historia, y es ahí donde la famosa lista de resoluciones toma protagonismo. Una lista que para ser honesta este año no hice, y como les mencioné en el último post del 2016 mi costumbre es hacerme promesas. 
Tampoco las hice! por lo menos no las he puesto por escrito y quiero contarles cual es el motivo.  Al evaluar todo lo vivido el año pasado, me di cuenta que muchas de las promesas que me hice se habían cumplido en tiempo record, otras se quedaron a mitad de camino y otras lamentablemente no pudieron ver la luz del Sol. Y aunque por algún momento me puse muy triste por esas cosas que no pude concretar, la verdad es que el resultado final fue muy bueno y satisfactorio. Y cualquiera pudiera estar pensando, ese es un motivo más que suficiente para comenzar el año con una nueva lista de promesas, o resoluciones y arrancar el 2017 con las pilas bien puestas. Sin embargo, muy dentro de mi viví un proceso que me puso frente a frente con la realidad. 
Hay cosas que van más allá de logros profesionales, la cuenta de banco soñada, o ese bolso de Gucci que tanto quiero. Y cuando Done Vida, causa de la que soy Embajadora desde el 2012 me invitó a compartir con ustedes mis resoluciones de Año Nuevo, me quedé en silencio..., porque este año, no tengo resoluciones, tengo: Prioridades.


Y es que en este mundo de ajetreos, compromisos y corre corre, es muy fácil confundirnos y creer que un armario lleno de zapatos de marca puede significar la felicidad. NO me mal-interpreten, yo tengo un vestidor en el que cualquiera se puede volver loca de amor y perderse. Pero esa no es la razón por la que mi familia me ama, tampoco es la razón por la que me levanto todas las mañanas. Existen momentos en la vida que son los que le dan valor a nuestra existencia y muchas veces los pasamos de largo, porque estamos ocupadas y trabajando muy duro para conseguir eso que tanto queremos.
Tampoco tiene nada de malo trabajar duro y esforzarse por ser mejor cada día, al contrario, esa es la única forma de lograr nuestros objetivos. Pero ahí llega la primera prioridad que tengo este año: Encontrar el balance. Y sé, que esa no será una tarea fácil, y menos con el trabajo que tengo. Pero estoy segura que lo puedo lograr.
No me quiero perder la mirada de mi novio cuando estamos almorzando juntos, y tampoco me quiero perder la risa de mi sobrina Sophia cuando se acerca a jugar conmigo. Quiero disfrutar la naturaleza, los paseos que hacemos, los lugares nuevos que voy a conocer. Quiero vivir cada momento y respirarlo, como si fuera el último de mi vida.


Pero tampoco esto significa que voy a dejar de hacer  mi trabajo o las cosas que me apasionan, como actualizar mi Facebook, Instagram o  SnapChat. Para ello, y poder estar cerca de ustedes y compartir este mundo hermoso que tanto nos gusta, tengo como prioridad número dos: Establecer horarios y respetarlos. Y es que, todo tiene su tiempo bajo el Sol, todo puede tener su hora. Este es un ejercicio de disciplina que he comenzado a practicar y que honestamente me está costando ( y es que soy- de las que viven con el móvil en la mano) Pero creo que el intento merece la pena.
Tengo que aprender a separar mi trabajo como Blogger, de mi vida personal..., en el camino les iré contando como me va.


Y la tercera prioridad en mi vida este año, es mi compromiso con Done Vida. Hace seis años acepté el llamado para ser parte del equipo de Embajadores De Vida, cuya misión es difundir programas de educación sobre la importancia que tiene la donación de órganos y tejidos. Y quiero re-afirmar mi promesa con la causa, ya ustedes conocen lo importante que es para mí hablarles del tema, lo he hecho muchas veces aquí en el Blog.


 Y quiero comenzar este año laboral, dándoles un mensaje de motivación para que se informen sobre el tema. Lamentablemente no sabemos en que momento nos puede tocar vivirlo de cerca. Yo sé que no es fácil, nadie quiere hablar de la muerte o del dolor de tener a un familiar en lista de espera. Pero es una realidad que se vive día a día en todo el mundo. Y no importa de donde venimos, ni la clase social a la que pertenecemos, la necesidad es mucha y es necesario:
Tomar Acción.



No se imaginan las miradas llenas de esperanza y de ilusión que tienen los pacientes que están en lista de espera, los que día a día luchan por sus vidas. Yo quiero seguir siendo un canal de difusión para que más personas conozcan la causa, para que aprendan sobre los mitos y las realidades de la Donación de Órganos. Aquí les dejo un link donde pueden encontrar información en Español y aprender más sobre el tema: Done Vida.


Y para cerrar quiero compartirles mis dos últimas prioridades este año.
La número 4: Quiero ser útil, en cualquiera de las áreas de la vida que se me presenten, quiero ser de utilidad a los que me rodean. El año pasado vivi algunas desilusiones y en más de algún momento llegué a pensar que la mejor opción era cambiar. Incluso, una amiga me dijo que yo tenía que aprender a ser egoísta para que la gente no se aproveche de mi. Pero, honestamente yo siento que ese no es el propósito de mi vida, una vez un amigo muy querido, Nelson me dijo: "En esta vida uno nunca debe dejar de aprender, para nunca dejar de enseñar." 
Y esa es una de las razones por las que me abrí el Blog en el 2014, porque quería compartir con otras chicas no sólo mi pasión por la moda, sino también las cosas que he aprendido y que me han funcionado. No quiero perder el rumbo, quiero mantenerme en esa línea, y quiero ser de utilidad para cada una de ustedes que a diario visitan esta página.

Y la quinta y última prioridad, pero no menos importante es: Mi relación con Dios, y aunque este es un tema muy personal, si me gustaría compartirles y para que me conozcan un poquito más (Tres años juntas, lo amerita!) yo soy creyente y soy consciente que todo lo que tengo, lo poco o lo mucho se lo debo al Maestro de Maestros. Y aunque no soy de estarlo gritando o escribiendo por las redes sociales todos los días, si quiero trabajar en dedicar tiempo a crecer y mejorar esa parte de mi vida, que necesita luz y esa serenidad que solamente la meditación y el estar en paz con Dios la da.



Este es nuestro año chicas, las invito para que al igual que yo elijan cuales son sus prioridades.


AH Content Creator

6 comentarios:

  1. ¡me encantan las fotos! y la visión, es verdad, yo también tengo prioridades (cada vez más marcadas con el paso de los años)

    Besos rojos por doquier!!!

    ResponderEliminar
  2. Y hasta que las prioridades me las marco de verdad,ya era hora. Y esa sesión de fotos es ideal.

    http://caritrini.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  3. preciosas las fotos guapisima!!!me han encantado y un post genial!!

    besitos :)

    Mar

    www.cocoetmode.com

    ResponderEliminar
  4. Se muy bien lo que supone un transplante de cornea ya que una de mis primas ha tenido ya dos la pobre y es verdad que hacen falta las donaciones
    Bss

    http://www.blackdressinspiration.com

    ResponderEliminar

I love hearing from you! / Muchas gracias por visitar mi blog, por tus sugerencias y comentarios.
You can follow me / Puedes seguirme en todas mis redes sociales como: @marisolflamenco | #MariEstilo

@marisolflamenco - On - Instagram

SEARCH

Copyright © 2016 Mari Estilo by ArmandHugon