8 nov. 2012






Cuando te fuiste pensé que todo había acabado para mi,
que no tenía salvación y que moriría intentando sobrevivir.
Aunque para ser honesta no tenía intenciones de intentarlo.
Sin embargo, en la oscuridad y cuando mi apoyo era el suelo, si,

 ese mismo donde me dejaste tirada. En esa frialdad que carcomía hasta las entrañas, en ese abismo profundo... Apareció su sonrisa, su mirada, la mano que me ayudó no sólo a levantarme, sino que con mucho tacto me dijo: Tranquila, pasito a pasito... Respira... Vas a salir adelante.

No se equivocó! porque el abismo no era tan profundo y el suelo fue el soporte para volver a dar mis primeros pasos.
Hoy me pierdo en el brillo de su mirada
y le digo: nunca antes nadie me miró así.
Sonríe y traspasa con sus ojos los míos,
va más allá.
Conoce a perfección mi pasado, no lo juzga, lo respeta.

Cuando te fuiste pensé que el invierno sería crudo, pero
en sus ojos descubrí que la primavera a penas comenzaba.

Gracias por el adiós,
significó el despertar.

Marisol Flamenco
Copyright©2012


2 comentarios:

  1. Que bellas palabras!! A veces lo que te daña te hace más fuerte :) TKM

    ResponderEliminar
  2. Que bellas palabras! A veces lo que te hace daño te vuelve más fuerte ... TKM

    ResponderEliminar

I love hearing from you! / Muchas gracias por visitar mi blog, por tus sugerencias y comentarios.
You can follow me / Puedes seguirme en todas mis redes sociales como: @marisolflamenco | #MariEstilo

@marisolflamenco - On - Instagram

SEARCH

Copyright © 2016 Mari Estilo by ArmandHugon