13 jun. 2011

Una cajita de recuerdos


Una cajita de recuerdos
Por: Marisol Flamenco



He tenido un día lleno de recuerdos, de vivencias... De extrañas sonrisas dibujándose en mi rostro.
Abrí la caja de los recuerdos (textualmente un cofre rojo que tengo desde los 12 años) Y en donde encontré cartitas, fotos, tarjetas, recuerdos del ayer, con sabor a pasado.

Cerré los ojos por instinto y sin darme cuenta volví a los días del ayer, a esa etapa de mi vida en la que no era niña, pero tampoco era mujer. Volví a sentir el viento acariciando mi rostro, la tela de mi falda larga acariciando mis pies. Volví a jugar con mis primos, con mis amigos. Volví a conquistar el mundo con la fuerza que solo a esa edad pude encontrar.
Me descubrí en cada recuerdo, en la inocencia de mis doce años, en la astucia de mis catorce, en las ganas de comerme el mundo a los quince. En los recuerdos de mis amigos, compañeros y alumnos de aquella temprana y única juventud.

Una cajita de misterios, de sonrisas congeladas en el tiempo. De amores eternos y perfectos. Una cajita de sueños, donde todas las noches guardaba mis secretos, las travesuras y las cosas hermosas que me pasaban. 

También escribía mis miedos, mis angustias y los cuentos que todavía no me atrevo a publicar.… Encontré mi primer diario formal (Porque honor a la verdad yo escribía en todas partes, eso sí, lo que no quería que nadie leyera, eso lo guardaba en el cofrecito rojo, mi cómplice.)

Han pasado tantos años, y hoy por una de esas cosas de la vida. Mis ojos se quedaron clavados en la cajita roja, no pude resistir la tentación. La tomé entre mis brazos y la apreté contra mi pecho.
Un instante entre el ayer y el hoy.
Un ritual silencioso, lleno de paz.
Gran parte de mi vida se encuentra dentro, flotando entre recuerdos.
Esos recuerdos del ayer, historias hermosas.
Otras no tanto, pero que me hicieron crecer.
Que me enseñaron a vivir y a madurar.

Algunas de las personas que se encuentran en fotos, en cartas, ya no están.
Se me adelantaron… Pero estoy segura que me esperan en el más allá.
Otras, siguen presentes en mi vida. Nos hemos reencontrado en el camino,
después de dar muchas vueltas por la vida.

La vida siempre nos devuelve al mismo lugar, si,
a ese lugar de donde partimos. Y al que difícilmente podremos olvidar.
Hoy me ha tocado volver entre lágrimas y sonrisas,
deseando arrancar con fuerza la nostalgia que produce estar lejos.
Pero que irónicamente nos da el placer de soñar.

Mis amores y mis afectos viven, no sólo en esta cajita roja… Sino también en mi corazón, porque al sacarla de mis recuerdos… Respiré el aire que se respira en mi tierra, escuché el mar.
El sonido de los buses al pasar, el griterío de la gente, las risas que no me dejaron vivir en soledad.

A todos los que forman parte de este cofrecito rojo,
gracias por haber recorrido el mismo camino.
Gracias por seguir siendo parte de mi vida.

Hoy, reencontrarme con todos ustedes 
me hizo sonreír de verdad.

Una cajita con sabor a libertad,
con historias que algún día les voy a contar.

0 comentarios:

Publicar un comentario

I love hearing from you! / Muchas gracias por visitar mi blog, por tus sugerencias y comentarios.
You can follow me / Puedes seguirme en todas mis redes sociales como: @marisolflamenco | #MariEstilo

@marisolflamenco - On - Instagram

SEARCH

Copyright © 2016 Mari Estilo by ArmandHugon